Entradas

Mostrando entradas de enero, 2010

Luis García- Feelin en estado puro

Por René Espí.

La candidez melódica y el lirismo del texto redondean la esencia de esta canción cuyo título no conozco con exactitud, y alguna vez creo habérsela escuchado a Pablo Milanés. Esta vez nos trae el recuerdo de Luis García, un cantante cubano que hizo su aparición en los escenarios hacia la segunda mitad de la década del cincuenta.
Contratado muy pronto por el emporio discográfico Rca Victor dejó, a partir de 1957, buena cantidad de éxitos que le destacaron entre las voces noveles de ese tiempo.

Con acompañamientos y arreglos de grandes directores de orquesta y compositores (entre los que sobresalen Julio Gutiérrez y Humberto Suárez) su voz se curó en el rico ambiente nocturno de esos años. En infinidad de clubes impuso su estilo con diversos respaldos. Ya fuese acompañado por agrupaciones de pequeño formato, orquesta de cuerdas, jazz bands, o la calidez de su piano, Luís García fue figura clave de la bohemia habanera hasta bien entrada la década del sesenta.

Cuando todos aq…

Carlos Embale: caudal generoso curtido en infinidad de sones, guarachas y montunos

Imagen
Por René Espí.- Cuando le faltó al famoso septeto ‘Nacional’ la luz de su fundador: Ignacio Piñeiro, la poderosa voz de Carlos Embale hizo el milagro, dándole vigencia a su riquísima obra dentro y fuera de la isla. Si en Argentina tienen un Gardel que cada día canta mejor, en Cuba Embale repite idéntica proeza. Como los buenos rones el tiempo acentúa el inconfundible sabor de lo auténtico.

Laíto Sureda, La importancia de irse con las botas puestas

Imagen
Por René Espí

"La vida es un cataclismo/ de incertidumbres y pena/ por eso las almas buenas/ van de cabeza al abismo...".




A pesar de los oscuros vaticinios que encierran estas décimas, musicalmente conectaron dos importantes etapas en la carrera artística de un gran cantante cienfueguero: Estanislao ‘Laíto’ Sureda. La primera vez, cuando los introdujo en la guajira de Rosendo Ruiz Suárez: ‘Junto a un cañaveral’, y la segunda, en el ocaso de su vida, expirando la década de los noventa, cuando grabó el bolero-son de Titi Amadeo: ‘Idilio’. A sus ochenta y tantos años volvía a estremecer la geografía musical cubana con algunos de los boleros, sones, montunos y guarachas que interpretó con éxito en su juventud. De auténtica raíz sonera, matizado su canto por una entonación a ratos imperfecta, endeble, y otras sorprendentemente potente, Laíto Sureda tuvo la suerte de acudir a la cita de los consagrados finalizando el siglo XX, para repetir el sabroso milagro del son en todo su esp…

Bendita 'Convergencia'

Por Antonio Vega

Bienvenido Julián Gutiérrez describió las imágenes de una canción perfecta para convertir en eterna la caprichosa línea en que hombre y mujer están destinados a converger. Y lo hizo sin quejidos lagrimosos, ni lamentos, simplemente, sacando de las entrañas del corazón unos versos breves, escritos en dos estrofas, que nos hablan del desengaño del amor idealizado. ¿Qué amor? Cualquier desamor. Marcelino 'Rapindey' Guerra, sonero grande y eterno, le tejió poco después, las notas musicales, de extremada sencillez melodiosa, para engrandecer aún más los versos del poema. Corría el año 1938. Había nacido Convergencia, un bolero perfecto.


Pequeñas pinceladas alimentan distintas reseñas que rescatan del olvido a los dos autores de Convergencia, canción que muchos incluyen entre las diez mejores de la música popular cubana. Reseñas que hablan de un sonero sin voz ni rostro, Bienvenido Julián Gutiérrez, un poco loco y soñador, que hablaba sólo por la calle, sumergido qu…

Abelardo Barroso - ‘La voz sonera de Cuba’

Imagen
Por René Espí







Desde 1920, negra,
vengo pulsando la lira
luchando con los soneros
y ninguno me ha hecho ná"

Con las sencillas estrofas de un antiquísimo son de Felipe Nery Cabrera (uno de los pilares autorales del sexteto ‘Habanero’) el veterano sonero Abelardo Barroso lograba reinsertarse en el difícil mundo del disco comercial de los cincuenta. Tras años de silencio, con nuevos bríos, volvía a estremecer los salones bailables de toda la isla con el respaldo de la orquesta ‘Sensación’ de Rolando Valdés.

Su renovada versión de ‘En Guantánamo’, editada en 1954 por el sello ‘Puchito’, alcanzó instantáneamente gran popularidad. Por esos años el entramado de la difusión abarcaba salas teatrales, clubes, cabarets, liceos, radio y televisión, entre otros espacios de música en directo. Este engranaje comercial se complementaba con las publicaciones musicales especializadas, revistas, periódicos y un importante y creciente número de casas grabadoras, cada una con su exclusivo staff artístico…

Elena Burke canta "Sin ir más lejos" de Marta Valdés

Los cuarenta. Las canciones y boleros de Rosendo Ruiz Quevedo, Ñico Rojas, José Antonio Méndez, César Portillo de la Luz, Jorge Mazón, Luis Yáñez, Niño Rivera...abren nuevos caminos. Martha Valdés les siguió. Eran las canciones con alma, paridas desde el corazón, en las que las palabras y la música de una guitarra se conjugan en libertad para expresar una sola cosa: Sentimiento.

Este vídeo, encontrado en youtube, es prueba de ello. Elena Burke nos canta "Sin ir mas lejos", de Marta Valdés. Ella fue la voz del feelin cubano. No la única, aunque, quizás, si la que mejor supo interpretar aquellas canciones y boleros.

El feelin todavía sigue latiendo...Gema, Pavel, Fowler, Barbería, Espí y muchos otros, lo llevan muy adentro.

En la Memonia, Eliseo Grenet y su ¡Ay, Mama Inés!

Imagen
Antonio Vega. Enero 2010

Suene el piano y la pequeña voz de Bola de Nieve recita los versos de ‘Vito Manué tu no sabe ingle’. Se escucha ‘¡Ay mama Inés¡’ y el nombre eterno de Rita Montaner sale a su encuentro. Pero si mencionamos a Eliseo Grenet, pocos, muy pocos, sabrían asociar su nombre a estas dos joyas de la música cubana. Es lo que suele ocurrir con los compositores. Sus obras no les pertenecen. Dejan escritas partituras y libretos para la gloria de los que le ponen voces, pasando al anonimato y muchas veces al olvido. Por eso deberíamos preguntarnos, al menos de vez en cuando, de dónde son los autores. A los cantantes de sobra les conocemos. Y a Eliseo Grenet, uno de tantos, se lo debemos.

Eliseo Grenet, pianista, y uno de los más famosos compositores y arreglistas de su época, nos dejó una obra universal y amplió el horizonte de la música cubana más allá de sus fronteras. Compuso zarzuelas; musicalizó obras teatrales y películas; incursionó en el jazz; internacionalizó la conga…